Saltar al contenido
19 agosto, 2015

Se amplía la familia de fresas integrales de metal duro SIN PAR fabricadas en Argentina, con la nueva serie antivibratoria


Compartir

 

La incorporación de nuevos desarrollos geométricos y de tecnología de última generación, aplicada a la fabricación de herramientas de corte de alto rendimiento, ha tenido un fuerte impacto positivo en la calidad y prestaciones especialmente en las fresas integrales de metal duro.

 

Las herramientas rotativas y en especial las fresas de mango o fresas frontales existen hace ya más de 100 años, siendo objetos de normalización en algunos países industrializados ya a principios del siglo pasado. Al comienzo de su existencia, se utilizaban los aceros para herramientas tradicionales de esa época, luego se incorporó el uso de aceros rápidos y finalmente, éstos se complementaron con la aplicación de metal duro.

 

La evolución tecnológica de las máquinas, especialmente en cuanto a su rigidez, ha permitido utilizar cada vez más intensamente herramientas y en nuestro caso, fresas de metal duro integral. El factor rigidez y comportamiento dinámico de las máquinas herramientas, como es el caso de las fresadoras y centros de mecanizado CNC juegan un rol importante a la hora de aplicar fresas integrales de metal duro, ya que el metal duro es naturalmente menos tenaz que los aceros rápidos modernos.

 

Las vibraciones que aparecen durante el mecanizado, especialmente de superficies de viruteamiento mayores y en materiales más difíciles de mecanizar, son causadas por la superposición de frecuencias propias e inducidas, generadas durante el fresado. Las nuevas fresas antivibratorias SIN PAR, evitan la aparición de vibraciones, gracias al novedoso diseño de sus filos de corte.

 

El mecanizado económicamente viable de algunos materiales exóticos, como el titanio, aleaciones de níquel-cobalto, inoxidables austeníticos y otros similares, sería impensable sin estas novedosas fresas antivibratorios. La temperatura que se produce durante el fresado de estos materiales es más elevada que en el caso de los aceros al carbono o de baja aleación y ello refuerza la necesidad de aplicar esta nueva tecnología.

 

SIN PAR ya ha incorporado esta línea de fresas antivibratorios exitosamente en numerosas aplicaciones y dispone de stock en numerosas medidas, para entrega inmediata. Los diámetros y longitudes  especiales se fabrican en pocos días, lo que representa ventajas competitivas importantes para los usuarios.

 

Todas las fresas de esta línea están preparadas para el perforado y el fresado frontal en rampa, combinando ventajas de ambos procesos. El desahogo entre dientes, especialmente diseñado, permite mecanizar con un excelente desplazamiento de la viruta.

 

Las nuevas fresas antivibratorias, combinan 5 factores fundamentales, que explican su mayor rendimiento y vida útil, en comparación con la mayoría de los productos importados:

 

El paso de las hélices de los labios de corte, no es uniforme, es decir que para el caso de las fresas de tres dientes, cada labio de corte tiene un ángulo diferente. En el caso de fresas de 4 dientes, las hélices son iguales y la división, es decir el paso entre dientes, es asimétrico. Ello es la fórmula del éxito a la hora de evitar las perniciosas vibraciones durante el mecanizado. 

El substrato, es decir la calidad microgramo del metal duro, es fundamental para obtener filos estables y de baja rugosidad. Ello impacta positivamente en la calidad de la terminación de la superficie fresada.

La geometría, es decir los diversos ángulos (desprendimiento, incidencia, filos frontales, hélices), han sido desarrollados especialmente, para lograr mínimo esfuerzo de corte, alta remoción de viruta y eliminación de vibraciones durante el mecanizado.

La precisión de estas herramientas es fundamental, para que todos los dientes corten con el mismo espesor de viruta (desgaste uniforme = mayor vida útil). La excentricidad de los filos con respecto del eje de la fresa está debajo de 0,01 mm, garantizando una carga uniforme sobre todos los labios de corte. Todos los mangos de estas fresas se producen en calidad IT 6, lo que garantiza una perfecta aplicabilidad en sujeciones térmicas.

El recubrimiento PVD incrementa sustancialmente el rendimiento de estas fresas y ha sido seleccionado y desarrollado especialmente para las aplicaciones de mecanizado complejo. La multicapa aplicada, sobre la base de N(Al,Cr,), le confiere a estas herramientas resistencia al desgaste en caliente y menor rozamiento, características esenciales para lograr la alta performance de estas fresas.

 

 

 

 

 

 

Una característica muy interesante de estas nuevas fresas antivibratorios, es su gran versatilidad. Con ellas se puede desbastar, fresar con calidad terminación, perforar, fresar en rampa, fresar ranuras, fresar perímetros y formas interiores por trayectoria y fresar con esquinas vivas.

 

Es una verdad revelada hace mucho tiempo, que cuanto más silenciosos son los procesos de mecanizado, especialmente el fresado, tanto mayor el cuidado de los filos cortantes y por ende, mayor la vida útil de la herramienta y de mayor calidad la superficie elaborada. Las fresas antivibratorias fabricadas por SIN PAR, en su unidad productiva HERRAMAR ubicada en Villa Martelli, cumplen con esta premisa con solvencia.

 

Las fresas antivibratorios, igual que sus hermanas con filos convencionales, pueden ser reafiladas y nuevamente revestidas. SIN PAR ofrece este servicio a costos competitivos, transformando una herramienta desgastada en una reacondicionada, que posee las mismas prestaciones que una fresa nueva. Este proceso de recuperación disminuye los costos de mecanizado, cuida recursos escasos y contribuye al cuidado del medio ambiente.

 

 


Compartir
This site is registered on wpml.org as a development site.